La manzana es una fruta maravillosa que le aporta múltiples beneficios a nuestra salud.

En lo personal, considero que la manzana es un superalimento, porque la cantidad de nutrientes que tiene es incontable. Esta es una fruta rica en fibra, que ayuda a bajar los niveles de colesterol malo (LDL) y a mejorar el proceso digestivo. Además, es altísima en vitaminas, principalmente de los grupos A y C, y es abundante en quercetina, lo que la convierte en una gran fuente de antioxidantes que rejuvenecen.

Por otra parte, la manzana también puede ayudar en la prevención de ciertos tipos de cáncer, así como de enfermedades cardíacas e inflamatorias.

Este superalimento es un carbohidrato de índice glucémico bajo, por lo que no genera una respuesta elevada de insulina, y es un excelente snack para controlar el apetito y la ansiedad, gracias a su contenido de pectina, una fibra superpotente que nos hace sentir más llenos.

Una de sus principales ventajas es que tiene tan solo 90-100 calorías y es fácil de llevar a todas partes, así que puede ser tu gran aliada si tu meta es estar en forma.

Esta fruta es muy versátil y puede ser bastante útil a la hora de preparar recetas saludables. Con ella puedes hacer una rica ensalada de manzana, una jalea de auyama/calabaza y manzana, o una torta de manzana y nuez. En fin, sobran las opciones, solo tienes que tener un poquito de creatividad.

Comer una manzana diariamente puede ayudarte a mejorar tu salud, además de aportarte energía sostenida durante el día, para que puedas trabajar al 100%.