Hay algo interesantísimo que se llama el peso que tu cuerpo elige y, por lo general, viene dado de ese estado de homeóstasis, es decir, cuando tu cuerpo se autorregula; para estar en un estado de equilibrio. ¿Sabes de qué se trata?

Es normal que en el año bajemos de peso, nos sintamos mejor que nunca, marcados, etc., y después sin mucha explicación aumentamos un poquito. A veces es porque nos flexibilizamos sin darnos cuenta, es un tema hormonal y otras veces es tu cuerpo tratando de regularse, y llegar a ese punto de homeóstasis, a ese peso donde él se siente mejor, ese es el peso que tu cuerpo elige. ¡Simple! No te enrolles.

Estar superdefinido todo el año, sobre todo para una mujer, es complicado. Yo por lo menos ahora me siento bien, definida, pero sé que en algunos meses quizá esté diferente. Aunque soy muy disciplinada e igual voy a estar en forma, pero no tan marcada, y así vamos. Son cambios que pasan, y algunos lo notan, otros no. ¡Es normal!

Tú puedes estar en forma todo el año, pero estar en un porcentaje de grasa muy bajo y estar marcado siempre, de manera natural, es difícil. ¡No puedes vivir en un constante régimen de pérdida de grasa! es un switch que hay que pasarse, porque luego de que hacemos nuestro plan y logramos estar como queremos. Tienes que estar en una fase de mantenimiento, en la que vas incluyendo carbohidratos y calorías, poco a poco, para que el cuerpo no haga efecto rebote.

No es lo mismo comer para mantenerse que comer para perder grasa, puedes estar en forma todo el año. Pero no tan marcado, ni vivir en una dieta estricta, que sea contraproducente para tu metabolismo y tus hormonas. A veces, los desórdenes hormonales vienen de dietas restrictivas, entonces analicen qué están haciendo y acudan a un especialista.

Todo lo que tú haces va a tener un impacto en tu organismo, por eso a veces mucho de algo bueno puede ser malo, así que no te preocupes por el peso que tu cuerpo elige, si a fin de cuentas te hace sentir bien.