Hacer una resolución de tener un año nuevo fit es un gran primer paso en la dirección correcta. No es difícil organizar y tomar la decisión de regresar a la vida fit. Si sigues leyendo esto es porque verdaderamente te interesa, así que aquí tienes algunos consejos.

Enfócate: si sabes lo que quieres, harás lo necesario para cumplir tu propósito. Lo ideal es que te pongas metas a corto plazo. A veces el fracaso viene por tratar de abarcar mucho en poco tiempo. El progreso es paulatino, esto quiere decir que un día puedes empezar a modificar tus comidas para ir acostumbrándote a la dieta que estableciste para tu meta; otro día puedes empezar a ejercitarte, bien sea en un gimnasio o trotando por tu urbanización o hasta en casa con videos de rutinas en YouTube. Lo importante es que sepas que en el primer día no puedes abarcar alimentación y entrenamiento, al principio cuesta un poco.

Organiza tus comidas: toma el tiempo para realizar tus comidas del día sin olvidar nada, planifícate con un menú, asegúrate de que estás cumpliendo con todos los requerimientos nutricionales en cada comida. Puedes empezar por comprar envases prácticos para guardar cada comida y así solo debes calentar al momento de comer. También esto te sirve para llevar todo lo necesario contigo, tus meriendas y comidas a la oficina, escuela, universidad, etc.

Prioriza las tareas del día y distribúyelas para cumplir con todas: a mí me funciona muy bien que apenas abro los ojos por la mañana me enfoco en hacer ejercicio, así empiezo el día con energía y prácticamente “me olvido” de entrenar durante el resto de la jornada. Párate una media hora antes cada día para que te puedas organizar, parece poco, pero la diferencia es enorme.

Anímate, este estilo de vida es muy beneficioso para tu salud y tu estado emocional en general.

Notarás como tu vida empezará a cambiar!