Las superseries son una de las mejores herramientas al entrenar si tu objetivo es secarte y mejorar composición corporal porque queman más calorías en menos tiempo, aceleran el metabolismo, incrementan adrenalina y esto ayuda a movilizar más grasa para que sea quemada. Al ser un trabajo más intenso y movido creas un ambiente hormonal idóneo para oxidar grasa preservando masa muscular.

¿Qué son? Las  superseries consisten en hacer un ejercicio seguido inmediatamente por otro sin ningún descanso. Cuando terminas esa superserie descansas de 30-60 seg y arrancas de nuevo.

Hay varios tipos:

Superseries para un mismo músculo como por ejemplo alternar elevaciones laterales (hombros parte lateral) con elevaciones frontales con disco (hombros parte anterior); esta técnica es buenísima para fatigar músculos y así lograr resultados eficientes.

Superseries con un ejercicio para la parte superior del cuerpo como press de hombros, seguido por un ejercicio para la parte inferior del cuerpo como lunges/desplantes.

Superseries agonistas; el término agonista se rerfiere a músculos que colaboran conjuntamente con otros en la realización de un movimiento, hombro y tríceps, espalda y bíceps, cuando haces esto agotas al músculo que asiste en el movimiento principal y esto ayuda a estimular muchísimo las fibras musculares, lo que es ideal para profundizar cortes y definir. Obviamente para definir tiene que haber tanto una dieta de pérdida de grasa como cardio involucrados en el entrenamiento, pero, en cuanto a las pesas, es una buena técnica para esta fase.

Superserie antagonista: Involucra dos músculos opuestos, por ejemplo bíceps y tríceps; esta técnica me gusta más para quienes quieren aumentar masa muscular porque puedes levantar más peso ya que cuando trabajas los bíceps, los tríceps descansan, a diferencia de con los entrenamientos en superseries agonistas con las que se fatigan rápido ambos músculos porque ambos están trabajando siempre, directa o indirectamente.

Y finalmente está la versión avanzada de las superseries en la que se hacen tres ejercicios seguidos.

 

Las superseries también incrementan el consumo de oxígeno luego de entrenar, y la grasa se quema justamente en presencia de oxígeno, por lo que este tipo de entrenamiento  ayuda a incrementar la oxidación de grasa incluso después de que los has terminado.