Hoy quiero hablarles sobre algunas soluciones para el Síndrome premenstrual. Muchas de ustedes seguro luchan todos los meses con los síntomas cuando se acerca la menstruación.

Nuestras hormonas actúan con una finalidad y tenemos fortalezas únicas durante cada una de las cuatro semanas. El apoyar nuestras hormonas de diferentes maneras durante estas fluctuaciones funciona para eliminar los síntomas del síndrome premenstrual y para prosperar en cada área de nuestra vida. 


Algunas, seguramente, sienten síntomas horribles los días previos al período menstrual, sobre todo si padecen Dominancia Estrogénica, por eso hoy quiero explicarles cómo sobrellevar esos síntomas y ajustar los ejercicios, además de hablarles un poco de la alimentación.

Lo primero es no forzarse a hacer algo cuando el cuerpo te dice a gritos que no puede. Tus hormonas te hablan a través de los síntomas, sólo debes aprender a escucharlos.

Fíjate en el diagrama:


.
La 1° y 2° semana, el estrógeno comienza a elevarse (Fase Folicular) y es normal que predomine sobre la progesterona, así que esta fase hay que aprovecharla, pues te sentirás con mucha energía, tendrás más resistencia. Aprovecha de hacer ejercicios funcionales, HIIT, aumentar las repeticiones o el peso al levantar pesas.
También durante este período es importante equilibrar el estrógeno a medida que aumenta, consumiendo muchas grasas saludables para mantener un ciclo menstrual sano.

 Al final de la segunda semana (en un ciclo de 28 días) para el día de la ovulación, el estrógeno está en su pico, por lo que es bueno apoyar su eliminación (sobre todo en Dominancia Estrogénica) y comer abundantes vegetales crucíferos. Es importante cooperar con nuestro hígado e intestinos para que el estrógeno pueda eliminarse eficientemente, por eso debemos reducir las sustancias que impiden que se metabolice bien (azúcares, grasas trans, productos procesados llenos de conservantes, colorantes, aditivos químicos, etc.), no tomes café en exceso. Existen suplementos que apoyan distintas fases del metabolismo del estrógeno y que, según la condición de cada paciente, se indican para ayudar a su correcto metabolismo, entre estos tenemos el DIM (diindolilmetano) y los germinados de brócoli. La dosis dependerá de cada paciente.

Luego de la ovulación, hacia la tercera semana, comienza la Fase Lútea. El estrógeno y la testosterona disminuyen y la progesterona comienza a aumentar, pero para muchas mujeres esto no sucede, sino que el estrógeno continúa dominando sobre la progesterona (Dominancia Estrogénica) y comienzan síntomas terribles de retención de líquido, hinchazón, agotamiento, antojos, abdomen abombado, entre otros. Además la progesterona estimula el receptor GABA en el cerebro, lo que nos ayuda a sentirnos relajadas y tranquilas, por lo que si experimentas síntomas de síndrome premenstrual puede atribuirse a una baja de progesterona. Si este es tu caso, debes buscar ayuda profesional, pues no es normal padecer de Síndrome Premenstrual. Durante esta semana:

  • Opta por carbohidratos altos en fibra: (batata, auyama, quinoa, arroz integral, y grasas buenas).
  • Minimizar el consumo de sodio. Opta por la sal del Himalaya. 
  • Elimina los productos procesados, evita lácteos, gluten y azúcar.
  • No te excedas con la cafeína.
  •  Aumenta los vegetales y consume frutas 1 o 2 veces al día.
  • Consume fibra.

Durante esta etapa, si tienes síntomas de SPM, opta por cardio suave, yoga o Pilates. ¡Descansa!

Para apoyar la producción de progesterona es necesario reducir nuestra percepción al estrés. Realizar respiraciones profundas o meditar. Existen suplementos para apoyar la producción de progesterona, lo cual dependerá de los síntomas de cada paciente.

Nuestro ánimo, energía, libido, peso, fertilidad, enfoque… todo está vinculado a nuestro ciclo menstrual y entenderlo puede marcar la diferencia entre sentirse agotada, irritable, hinchada… o sentirnos en armonía.

Practica estas soluciones para el Síndrome premenstrual y notarás la diferencia.

Puedes seguir a Verónica en @Dra.Salud