¿Sabes que la vitalidad o energía que tienes para realizar una actividad física o mental sostenida es algo supervalioso que podemos construir y es lo que nos hace sentir en bienestar?

Muchas veces no sabemos qué cosas cotidianas nos pueden ayudar y pasan desapercibidas.

  • Puedes elegir actividades que agoten tu energía o que la produzcan.
  • Puedes elegir gente que te aporte energía o que te la quite.
  • Puedes elegir alimentos que realmente te alimenten o te dejen totalmente agotado.
  • Y puedes elegir pensamientos positivos y alejar los negativos.

Cuando aprendas lo que te da energía, todas las áreas de tu vida mejorarán.

Las relaciones que elegimos, las personas que frecuentamos, la satisfacción profesional, el ejercicio físico y una práctica espiritual satisfactoria son clave para mantener nuestra energía.

Te dejo algunos tips que podrían ayudarte a recuperar toda esa energía y maximizar tu potencial:

  1. Crea una rutina matutina: dedica tiempo al despertar para meditar, escribir en tu diario, tomar un buen café o desayunar, hacer ejercicio o cualquier otra cosa que te gustaría hacer todos los días. Un breve tiempo que dedicas solo para ti.
  2. Selecciona alimentos de calidad, que nutran tu cuerpo. Opta por alimentos locales, no procesados; algunos alimentos orgánicos, superalimentos. Estos alimentos son los mejores para proveer energía.
  3. Haz de tus comidas un ritual: acompáñalas con música instrumental o enciende alguna vela. Come lentamente y mastica muchas veces, olvídate del teléfono, disfruta del olor y sabor de tu comida, esto ayudará enormemente a la digestión y estarás más satisfecha.
  4. Elige un día a la semana donde tu único objetivo sea relajarte. Haz lo que quieras esa jornada: dormir mucho, leer  libros, ver TV o salir con tus amigas, ir al spa, etc.
  5. Aprende a decir NO. No te obligues a hacer cosas para complacer a los demás, primero debes complacerte a ti mismo.
  6. Busca apoyo de un buen Health Coach o simplemente una amiga. Hablar sobre ti y procesar las emociones con  alguien imparcial que te escuche, también ayuda mucho a recuperar tu energía.

Recuerda que tienes el poder de elegir, de decir SI o NO, el bienestar lo tienes en tus manos.