Ya sé, te miraste al espejo y viste cómo se dibujaban los excesos a medidas que te acercabas y fue entonces cuando caíste en cuenta de todo lo que hiciste y no debiste. Pero a estas alturas no sirve preocuparse, si no ocuparse, se acabaron las fiestas vamos a retomar el carril de una vez, y para eso te preguntarás ¿cómo? Te voy a ayudar.

Volver a agarrar el carril no es nada sencillo. Cuesta más de lo que parece y a todos nos ha pasado, pero siempre que creas que puedes lo lograrás, más cuando ya habías hecho de esto tu rutina y reconoces que solo se te fue un poco esa comida navideña, que la mayoría hace su desayuno, almuerzo y cena el mes pasado.

Se acabaron las fiestas vamos a retomar el carril. Comprometerse de nuevo con la meta de estar en forma, para recoger entonces estos desastres, es solo tu decisión, y requiere de esfuerzo y compromiso. ¿Estás dispuesto a asumirlo? Si la respuesta es sí entonces no puedes improvisar.

Por eso es importante que nos enfoquemos en las energías de comenzar, y afirmar con seguridad ese “hasta aquí llego”. Ese momento de inicio es el que guarda el gran empujón que te lleva a completar el resto de tu programa. Lo básico:

  1. Recuerda tu objetivo, eso que te hizo meterte en un plan para bajar peso. Tener al frente aquello que te llevó a tomar la decisión es una manera de mantener tus objetivos siempre presentes.
  2. Vuelve a lo básico, al día uno. Limpia tu despensa y nevera, y llénala con los alimentos que sabes que sí te ayudarán en la pérdida de peso. Si ya te metiste una vez en ese tren, verás que volver a él es más fácil de lo que crees.

¡Vamos que sí puedes!