Últimamente con el confinamiento he visto con preocupación cómo se ha convertido en una muy mala costumbre (y es común en mucha gente) cambiar una comida, normalmente la cena con un batido de proteína. Repite conmigo: batido no sustituye comida principal.

Los batidos de proteína son ideales para tomarlos antes o después de entrenar porque ayudan a la recuperación muscular. Son la fuente más alta de leucina y este aminoácido es importantísimo para la síntesis de proteínas, lo incrementa más que los demás, por lo tanto, te permite fortalecer la masa muscular.

Estos batidos también son buenos para mejorar la sensibilidad a la insulina, acelerar el metabolismo y controlar el apetito.

Lo ideal es consumirlos a las horas cercanas al ejercicio antes o después. Si no haces ejercicio y quieres merendar tu batido ¡no hay problema!, puedes hacerlo tranquilamente, pero JAMÁS sustituyas la comida con ellos.

Si quieres aumentar masa muscular te recomiendo tomar un batido media hora antes y uno justo después. Luego de entrenar tus músculos son como una esponja y por una hora van absorber todo mucho mejor, tanto los carbohidratos como la proteína/aminoácidos, esto incide en la recuperación muscular.

Ahora, si tu meta es perder grasa, o mantenerte y sencillamente seguir fortaleciendo los músculos sin incrementar volumen, te recomiendo el batido antes, yo lo tomo así, además ese batido coincide con mi merienda de media mañana, lo tomo, espero media hora para entrenar, y ya después de hacer ejercicio sencillamente almuerzo. ¿Por qué lo tomo antes? Les explico mis razones.

Le das una inyección de aminoácidos a tus músculos antes de entrenar y así, durante el entrenamiento intenso, tus músculos utilizan esos aminoácidos y evitas en mayor grado el catabolismo muscular. Cuando entrenas pierdes aminoácidos. La proteína antes de entrenar les da el material necesario a los músculos para entrenar a su máximo potencial y los protege durante el entrenamiento para que no pierdas masa muscular, así que repite conmigo: batido no sustituye comida principal