Muchos sabrán estas normas, pero hay personas que apenas se están adentrando en el mundo del fitness y no las conocen. Sin embargo, hay  “veteranos” que siguen cometiendo algunas de esta fallas a pesar de tener tiempo entrenando.

Pueden resultar molestas y entorpecen las acciones de los demás, así que comparto algunas reglas  básicas

Cosas que parecen obvias:

  • No dejes las cosas tiradas porque obstaculizas el paso del otro. Muchos suelen dejar objetos personales en los bancos que son para hacer ejercicio.
  • No acapares las máquinas, altérnalas con planchas, saltos u otro tipo de ejercicio.
  • No te instales a hablar por teléfono cerca de otra persona. Recuerda respetar el ambiente del otro
  • Lleva una toalla para cubrir las máquinas. A nadie le gusta sentarse sobre el sudor de otra persona, así que es de muy mala educación no limpiar los asientos si los dejaste sudados.
  • Una de las más importantes para mí: Debes colocar y quitar el peso que vas a utilizar y no dejarlo puesto.
  • Evita o minimizar los gritos, o sonidos que muchas veces son extravagantes y de mal gusto para las personas que están cerca entrenando.
  • No tapes a la gente que está frente al espejo. No lo utilices por narcisismo sino para corregir posturas.
  • No interrumpas a las personas en su rutina para socializar y establecer conversaciones que no vienen al caso, espera a que termine su entrenamiento.

Todos estos son meros consejos que parecen obvios pero hay muchas personas que siguen cometiéndolos y pueden resultar molestos para lo demás. Recuerda que nuestro derechos terminan donde empieza el de los demás y así podrás tener un entrenamiento más armónico.