Han sido días de mucho estrés por la situación mundial con la pandemia del COVID-19, pero también momentos en los que tenemos la posibilidad de replantear ciertos hábitos, para que no sigan afectando negativamente nuestro organismo como, por ejemplo, el comer en exceso: que no te controle, ¡sí puedes!

No es fácil, sabemos que el deseo de comer viene de diferentes estímulos y cuando se consigue la saciedad se detiene, pero ¿qué podemos hacer para dominarlo? Actuemos con inteligencia:

-Trata de controlar tus porciones: come en platos más pequeños, los de ensalada o postre. Así parecerá más cantidad.

-Sírvete solo lo que te vayas a comer en el plato y retira las bandejas de la mesa.

-Ten a la mano una balanza o tazas medidoras: esto asegurará las porciones exactas recomendadas para ti. Recuerda que todas las personas requieren consumir cantidades y tamaños distintos, que se ajusten a sus requerimientos básicos. Por ejemplo, una mujer debería consumir entre 1/3 de taza a ½ taza de avena o carbohidratos en la mañana, para los hombres es 1 taza. Todo va a depender de su género y su gasto calórico.

-Sé consiente de lo que picas entre comidas: muchas veces suelen ser galleticas, papitas y todo lo altamente calórico.

-Controla tu horario para comer: recuerda que debes hacer 5 a 6 comidas al día distribuidas y no de un solo golpe.

Si te fijas, no se trata de una lista para que dejes de comer, sino para que lo hagas con inteligencia y te sientas mejor; porque al quedar con hambre el cuerpo entra en un modo de supervivencia y empieza a retener y guardar los alimentos, haciendo que tu metabolismo se torne más lento y queme menos grasa, y no es eso lo que queremos. Vamos que no te controle, ¡si puedes!