Es superdivina, para toda la familia. Es una receta alta en grasas, por lo que te recomiendo acompañarla con vegetales y no carbohidratos almidonados.

Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo.
  • 1 huevo batido.
  • 3/4 de taza de harina de almendras.
  • 1/4 de taza de harina de coco.
  • 1 cucharada de ajo en polvo.
  • 1 cucharada de orégano.
  • 1 toque de paprika.
  • Aceite de coco.
  • Sal rosada o marina.

Para la salsa:

  • 2 cucharadas de jugo de limón.
  • 2 dientes de ajo machacados.
  • 2 cucharadas de Ghee o mantequilla derretida (NO margarina).
  • 1 cucharada de perejil picadito.
  • 1/4 de taza de caldo de pollo o agua.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • LemonPepper al gusto. Si no tienes LemonPepper, puedes sustituir por pimienta.

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 400 grados Farenheit.
  2. En un bowl mezcla las harinas, el ajo en polvo, la sal rosada al gusto, orégano y paprika.
  3. Sumerge cada pechuga en el huevo batido, y luego pásala por la mezcla de harinas hasta cubrir.
  4. Calienta el aceite de coco en un sartén a fuego medio.
  5. Fríe las pechugas 5 minutos por cada lado o hasta dorar y luego ponlas en una bandeja para hornear.
  6. En un bowl combina todos los ingredientes de la salsa.
  7. Baña las pechugas de pollo con la salsa y hornea por 20 minutos. Luego colócalas al broil a 400 grados F durante 20 minutos más para que queden crocantes.
  8. Sácalas del horno y si quieres aplica más pimienta sobre las pechugas. Adorna con perejil y rebanadas de limón.

Porciones: rinde 4 porciones.

Sugerencia: Acompáñalo con vegetales al vapor, recuerda que es una receta alta en grasa y proteínas.