Para ganar masa muscular debes someter a tus músculos a mucho estrés. Sí, así como lo oyes, Tienes que incorporar un estímulo externo a tu rutina, para sacarlos de su zona de confort. La exigencia hará que el grupo muscular se adapte y con el tiempo crezca más. Esto es un proceso, en el que hay que perder primero para ganar después.

Principalmente asegúrate de que tengas tu porcentaje de grasa bajo. No puedes decir: “bueno, ya tengo unos kilos de más, me veo más grande, voy a aprovechar y termino de aumentar músculo”. No, tus hormonas no están en orden cuando hay exceso de grasa. Piensa que las hormonas son protagonistas en una orquesta y deben estar en sincronía para que todo fluya.

Los hombres deben tener aproximadamente 11 % a 12 % de grasa y las mujeres menos de 19 %, así nos aseguramos de que tu sensibilidad a la insulina es elevada, de que tu tiroides está en orden, de que los receptores en tu cuerpo funcionan bien.

Además, recuerda que luego de aumentar viene una fase de definición, porque aun cuando comes bien, estás comiendo más calorías y siempre aumentas un poquito la grasa. Si te agarra en forma la fase de volumen, pierdes más rápido ese poquito de grasa que ganas para verte definido. La profundidad en los cortes musculares se logra cuando pierdes el exceso de grasa, por eso hay que perder primero para ganar después.