A todos nos pasa que a golpe de 4 ó 5 de la tarde nos ataca el hambre y no sabemos qué comer, más aún si estás en un régimen de pérdida de grasa. Mis recomendaciones siempre han sido comer 5 ó 6 veces al día, las tres comidas principales más dos meriendas. Claro, siempre hay sus excepciones y comerás más o menos carbohidratos, dependiendo de lo que tu cuerpo necesite y sea de tu gasto calórico.

Por eso te doy algunas opciones para que no pases hambre y la amortigües hasta la próxima comida.

No merendar lo que logra es que llegues con un hambre feroz, haciéndote cometer errores al elegir las opciones. Recuerda que cuando tu cerebro tiene hambre no piensa sino que quiere saciarla lo más rápido posible. Merendar te ayuda a controlar glucosa en la sangre, y por supuesto tu apetito, tu cuerpo  quemara más grasa con mayor eficiencia y rendirá mucho más en el día, porque no va a sentir la necesidad de reservar energía sino que la gastará. Cuando controlas la insulina el perder grasa se hace más eficiente.

Puedes merendar algo, rápido, sencillo y súper saludable lo ideal es que las meriendas tengan entre 200 calorías.  Sea cual sea la opción que elijas de las opciones que te voy a dar son sumamente recomendables y no te ira mal.

Las meriendas si estas en la calle tienen que ser portátiles, como lo son las frutas como pera, manzana, mandarinas. Estas aportan fibra te sacian pero tienes que combinarlas con proteína o una grasa buena que tiene proteína, como el maní sin sal, en concha.

La auyama al horno, que es bajísima en carbohidratos.  No es un tubérculo, más bien es familia del calabacín, tienen muchísima agua. La puedes comer horneada con mantequilla de maní y sirup sugar free. La colocas en el microondas y es casi como comerse un postre.

Otra opción, más hacia lo salado son lonjas de pavo, no en embutido sino pavo cocido con pepino, espinaca y mostaza. También puedes optar por una rebanada de pan 100% integral (que su base sea harina integral o avena) o una tortica de arroz inflado, con un poquito de aguacate con sal rosada y un huevo sancochado.  Esta merienda tiene los tres macronutrientes esenciales y es perfecta si tiene mucha hambre.

Por último puedes optar por un batido de proteína, con leche de almendras, la medida de proteína  y si quieres. puedes agregarle una cucharada de mantequilla de maní para que quede más espeso.

Todo esto son meras opciones que te doy para que amplíes tu menú y no te aburras comiendo lo mismo. Recuerda que comer rico y saludable no tiene por qué ser aburrido, solo es cuestión de dejar volar la imaginación y comprender los nutrientes de los alimentos.