Viviste un hermoso y saludable embarazo, un maravilloso parto y aun así sientes que ganaste muchísimos kilos, entonces lo primero que piensas es en comenzar a practicar las más estrictas recomendaciones de @saschafitness al pie de la letra y tu cuerpo aún continúa transformándose. Pero no, no seas tan dura en tu “cuarto trimestre” de embarazo.

Durante la gestación el cuerpo de la mujer atraviesa una serie de transformaciones y cambios dramáticos, no solo físicos sino también emocionales y psíquicos. Luego del embarazo estos cambios continúan, es por ello que muchos autores denominan el cuarto trimestre al período luego del parto.

La recuperación después de dar a luz es un proceso muy individual para cada mujer, sucede en función a cómo transcurrió su embarazo y luego el tipo de parto que vivió (parto natural o cesárea). Algunos procesos que se experimentan en este tiempo son la involución del útero (el útero vuelve a su tamaño normal), sangrado vaginal (entuertos), hinchazón del perineo, sensibilidad en los pechos, diuresis (mayor necesidad de orinar) y diaforesis (sudores nocturnos), entre otros. A continuación encontrarás algunas sugerencias y consideraciones que debes tomar en cuenta.

Los primeros 40 días tras el nacimiento del bebé son un período importantísimo tanto para la mamá como para el recién nacido. El cuerpo de la mujer se adapta a la nueva condición (ahora sin bebé en el interior) y el bebé se adapta a la vida fuera del útero, mientras se establece también el vínculo y apego mamá-bebé. En este lapso, aproximadamente 80 % de las mujeres experimentan síntomas de depresión y, por lo general, en esta etapa se duerme poco. Lo más recomendable es descansar en los ratos “libres”, ya tendrás tiempo después para ejercitarte.

Transcurrido este período son muchas las mujeres que sienten la necesidad de ponerse en movimiento. Si tuviste un parto vaginal, es el momento ideal para iniciar una rutina suave de ejercicios, puedes incluir yoga, caminatas y ejercicios de tonificación. Si por el contrario tuviste una cesárea, puedes empezar con caminatas suaves e incorporar el yoga y los ejercicios de tonificación luego del tercer mes después del nacimiento del bebé. (Estos tiempos son generalidades, consulta con tu médico antes de iniciar cualquier actividad física).

Ahora bien, la alimentación también juega un papel fundamental durante este proceso. La Organización Mundial de la Salud sugiere lactancia exclusiva hasta los 6 meses, es decir, el bebé solo debe alimentarse de leche materna, por lo tanto, la alimentación de la mamá repercutirá directamente sobre la nutrición del bebé. Mantenerse hidratada y con una alimentación balanceada serán clave para esto. Recuerda: no seas tan dura en tu “cuarto trimestre” de embarazo.

Por otra parte, meditar durante este período puede marcar la diferencia, cultivar la paciencia, comprensión y aceptar los tiempos y procesos. Hará de la adaptación un proceso menos incómodo. Ten presente que la prioridad es mantenerte saludable tanto física como mental y emocionalmente, para proveerle el mejor de los cuidados a tu bebé.