Muchos ven los lunes como un día para arrancar desde 0, y aunque podemos hacer esto cualquier día de la semana, ¡debemos aprovechar este impulso!

– Lo más importante es que te traces metas específicas, en lugar de plantearte una muy grande e inalcanzable, plantéate pequeños objetivos.

– Trata de que esas metas que te planteas sean además de específicas, medibles, y ponte fechas tope, así te comprometes y te enfocas mucho más.

– Haz una lista con todas esas cosas que representan para ti una limitación,eso que te sabotea,al identificarlas las controlas mejor.

– Sea cual sea tu meta recuerda que tomará su tiempo, un cambio radical se nota a partir de 12 semanas.

– La diferencia entre una persona y otra no es que unos sean más capaces, ¡sino que unos son más disciplinados!

– La disciplina es hacer eso que te propusiste aún cuando el entusiasmo que tenías en ese momento ya no está, es el puente que te lleva a tus metas. Es hacer lo que debes para alcanzar lo que quieres, ¡aún cuando no tienes muchas ganas!