Los macronutrientes y micronutrientes son la base de nuestra alimentación. Algunas personas no conocen la diferencia entre uno y otro grupo, qué alimentos se incluyen en cada uno y cuáles se deben consumir para que nuestro organismo obtenga todo lo necesario para poder funcionar adecuadamente. Es por eso que decidí explicarles todo lo que deben saber sobre estos dos tipos de nutrientes.

Macronutrientes

Los macronutrientes son sustancias que le aportan energía al cuerpo en forma de calorías, y se dividen en carbohidratos, proteínas y grasas.

-Carbohidratos: Constituyen la fuente principal de energía que nuestro cuerpo necesita para cumplir con todas sus funciones diarias; este macronutriente ayuda a mantener el funcionamiento del sistema nervioso central, de los riñones, del cerebro y del corazón.

Existen los carbohidratos simples, entre los que se encuentran la fructosa y la glucosa, componentes encargados de endulzar muchos productos que conseguimos en el mercado; estos tipos de carbohidratos se absorben bastante rápido y exigen respuestas de insulina elevadas, lo que estimula el apetito y favorece los depósitos de grasa. Algunos alimentos que contienen hidratos de carbono simples son el azúcar refinado, la miel, el jarabe de arce y las golosinas; la leche, las frutas y algunas hortalizas también los contienen pero distribuidos en mayor cantidad de agua.

También existen los carbohidratos complejos, los cuales se absorben poco a poco, brindando energía sostenida durante el día, controlando mejor el apetito y regulando los niveles de insulina; este tipo de carbohidrato aporta más vitaminas y nutrientes que los simples. En este grupo se encuentran los granos y cereales como la avena, el salvado de trigo, el centeno, el maíz, el pan, las pastas, etc.

Tengan en cuenta que 1 gramo de carbohidrato aporta 4 calorías.

-Proteínas: Su función principal es la de construir y reparar tejidos, regenerar masa muscular, formar hormonas y enzimas, y contribuir a mejorar el sistema inmunológico. Son fuente de energía para nuestro cuerpo cuando no hay una fuente disponible de carbohidratos ni grasas. Las proteínas se encuentran en la carne, el pollo, el pescado, los huevos y en alimentos vegetarianos, como la soya.

Al igual que los carbohidratos, 1 gramo de proteína aporta 4 calorías, pero la respuesta que ocasionan dentro de nuestro organismo no es la misma.

-Grasas: Son fuente secundaria de energía para nuestro organismo y contribuyen a un adecuado crecimiento y desarrollo. Además, las grasas son necesarias para absorber vitaminas, mantener las membranas celulares, regular ciertas hormonas y mejorar el funcionamiento del metabolismo.

Sin embargo, existen grasas “buenas” y grasas “malas”. Las “buenas” son las grasas insaturadas que hallamos en alimentos como el aceite de oliva, las nueces, el aguacate, el salmón, el maní, las semillas de chía, la linaza, etc. Las grasas “malas” son las grasas saturadas y trans, las cuales encontramos en la mantequilla, carnes grasas, leche entera y sus derivados, entre otros. Lo recomendable es ingerir grasas “buenas” en porciones controladas, ya que, a pesar de que aportan beneficios para nuestro organismo, son muy altas en calorías.

Tengan en cuenta que 1 gramo de grasa aporta 9 calorías.

Micronutrientes: En este grupo se ubican las vitaminas, los minerales y el agua, nutrientes que necesita nuestro cuerpo en menor cantidad y que no aportan energía en forma de calorías. Sin embargo, el agua es la protagonista de una vida saludable, ya que no solo nos ayuda a mantenernos hidratados, sino que además ayuda a controlar el apetito, acelerar el metabolismo, eliminar toxinas e impurezas, y oxidar grasa de manera eficiente. Lo ideal es que consumas alrededor de 2 litros de agua al día, pero si haces ejercicio te recomiendo que consumas el doble.

Tanto los macronutrientes como los micronutrientes son elementos clave dentro de un régimen de alimentación balanceada, pues,  en conjunto, aportan todo lo necesario para que nuestro cuerpo pueda trabajar adecuadamente.