Muchas cosas que ingerimos o hacemos engordan o desregulan los balances químicos del cuerpo, pero hay 5 hábitos que son los peores a la hora de mantener una vida saludable. Estos, ya sea por los efectos químicos que generan en el cuerpo o su contenido calórico, hacen que cualquier dieta o entrenamiento sea una pérdida de tiempo.

Estos hábitos son terribles para la salud y dejarlos es algo que debería ser de extrema importancia para todos, hablamos de cuidar el cuerpo en el que vivimos.

Fumar

Más allá de aumentar las probabilidades de padecer cáncer, los daños que producen a todo el sistema respiratorio (incluyendo el corazón, la piel y el cerebro), y la adicción que genera, que a muchos parece no importarles, el fumar literalmente reduce tus años de vida. Son incontables los estudios que reflejan que por cada calada de cigarrillo reduces un minuto de vida a tu cuerpo. ¡Deja de oxidarte por gusto!

Beber en exceso

Cuando la bebida ya se vuelve algo más recurrente que casual, los efectos negativos que genera el alcohol en el cuerpo se acentúan. Por supuesto, mientras peor sea la calidad del alcohol los efectos son más dañinos. Pero, incluso el mejor whisky afecta una vida saludable. Hablamos de que lleva al cuerpo a un estado de deshidratación que puede terminar en una pancreatitis aguda, una cirrosis o incluso afectar el ritmo cardiaco. Como si fuera poco, el alcohol también afecta tu metabolismo haciendo que se ralentice, lo que aumenta la absorción de grasas; y la intoxicación que genera (intoxicación etílica), entre otras cosas podría causar la muerte si no caes en coma previamente. No olvides que la diversión la hace uno, no el alcohol.   

Comer inadecuadamente

Esto incluye saltarse las comidas, comer hasta reventar o hacerlo muy rápido, alimentarse con mucha comida rápida, no comer balanceadamente, no consumir lo suficiente, e incluso comer a distintas horas. Sin detenernos en la importancia de comer balanceado porque es lo que le permite al cuerpo funcionar bien, comer inadecuadamente podría ser una de las principales razones de la obesidad en muchos. Sabemos que la comida rápida no es saludable y no aporta los suficientes nutrientes, y que el cuerpo humano está diseñado para las rutinas. Entonces, ¿por qué seguimos abusando de esto? Coloca una alarma, mide tus comidas, lleva un registro de tus macronutrientes; recuerda que somos lo que comemos.

No dormir

Incrementa el riesgo de sufrir un derrame cerebral, diabetes, un infarto e hipertensión (entre otros problemas del corazón). También aumenta el apetito, desregula los procesos hormonales del cuerpo, deteriora los huesos y afecta la memoria. Como si no fuera suficiente, hay estudios que aseguran que quienes duermen menos de 7 horas tienen una esperanza de vida más corta. ¿No quieres echarte una siesta?

No tomar agua

Los dolores en las articulaciones, la migraña, la hipertensión, los problemas en los riñones e incluso la obesidad pueden ser causados por la falta de agua en el cuerpo. A fin de cuentas estamos hechos en un 60% de agua. Termina de leer este artículo y ve a beber un vaso de agua.

Si tienes alguno de estos hábitos y crees que es algo que no puedes dejar, solo recuerda que nada es imposible y nada es eterno, mucho menos un hábito. Solo hace falta valentía y perseverancia, y levantarte cada vez que te tropieces y recaigas. ¡Trata de sustituirlos por mejores hábitos!