Las fajas de sudar no son iguales a las fajas para rebajar, botar grasa o meter cintura. Las primeras son hechas exclusivamente para sudar, cumplen esa única función, además de tener un efecto placebo, te hacen sentir bien porque sudaste después de que comiste un poco de más y retuviste más líquido, etc. Las otras, que son como un corsé, por lo general aíslan el recto abdominal, conscientemente no metes la barriga porque sientes que la faja lo hace por ti, pero cuando “metes la barriga” es una contracción isométrica, ahí se está trabajando el músculo lo que te ayuda a fortalecer la pared abdominal. Entonces las fajas ¿ayudan o no?

Te explico: cuando no usas faja, obligas a que tu cuerpo contraiga mucho más los músculos del abdomen, mientras que al usarla te relajas y pierdes la oportunidad de realizar contracciones isométricas. Mmmm. entonces, las fajas, ¿ayudan o no?

Todas las contracciones son importantes para la hipertrofia y fortalecer el músculo, pero cuidado cómo se hacen. Con una faja no se logra esto porque crees que lo hace la faja y a veces es contraproducente a largo plazo; a veces es hasta peligroso, ahí hay órganos y hay que tener cuidado de la presión que hacen.

Si quieres entrenar con faja, hazlo, pero procura que sea solo cuando la situación lo amerite, no lo hagas una costumbre, porque puedes evitar que tu cuerpo lleve sus resultados un poquito más allá.