Entras tantas de las preguntas que a diario recibimos, es usual que muchos, cuando deciden iniciar con un cambio de vida saludable tras una vida de excesos, creen la lucha entre comer sano y perder grasa, y se encuentran en una disyuntiva que casi siempre los hace perder su objetivo verdadero.

Está bien que, luego de reconocer tus hábitos apegados a la comida chatarra y el sedentarismo, decidas cambiar a un menú de pura comida sana para sentirte mejor y perder grasa, pero muchas veces esto último no se logra solamente con esta determinación; hace falta tener en cuenta las porciones, las cantidades, el tipo de alimento y la distribución adecuada que responda a las necesidades de tu cuerpo.

En el comer sano versus comer para perder grasa se suelen cometer muchos errores y esto indudablemente sabotea la meta fitness, pero es porque no están comiendo para conseguir eso: en muchos casos quieren perder grasa, otros quieren aumentar masa muscular, y solo “comiendo sano” no se logra. Va más allá:

  1. Debes identificar tu biotipo o somatotipo de cuerpo para establecer alimentación balanceada y rutina, y a partir de allí entender que tu plan puede variar, al igual que la distribución de macronutrientes, y está ligado a lo que tu cuerpo necesita.
  2. Sincronizar las horas de ingesta según tu actividad. Aquí te dejamos una idea de cómo hacer, qué comer, a qué hora, etc.
  3. El nivel de intensidad de ejercicios físicos que tienes.
  4. El sexo: los hombres pueden comer el doble de carbos que las mujeres y hay que tenerlo claro.

Para poder comer de manera estratégica es necesario que vayas con un nutricionista, es él quien te indicará según tu situación lo que puedes hacer. No tomes tú solo las decisiones, aunque seas el que siente la incomodidad con tus hábitos, es necesario ir con el especialista, para dejar la lucha entre comer sano y perder grasa.