Si trabajas con pesas todos los días podrías estar perjudicando tu cuerpo sin saberlo. Esto ocurre porque cuando trabajas con pesas ocasionas microdesgarres musculares que necesitan tiempo para recuperarse.

Es conocido que el entrenamiento con pesas es muy beneficioso para un cuerpo saludable. Este fortalece tus huesos, construye tus músculos, aumenta el metabolismo y ayuda a consumir grasa corporal (incluso más que el cardio porque el consumo calórico diario para mantener tus músculos crece con ellos). Pero no es una tarea para todos los días.

Cuando entrenas, tus músculos quedan agotados y necesitados de tiempo para reparar los microdesgarres generados voluntariamente (es así como se generan las capas musculares que permiten su crecimiento). De hecho, siempre es recomendado tener un descanso de 72 horas para esa parte que trabajaste.

Incluso, no es bueno entrenar con pesas todos los días aunque sean diferentes músculos los que trabajas. Si lo haces, podrías estar incurriendo en sobrentrenamiento, a menos que sea en el área abdominal, ya que es un área muy difícil de sobrentrenar.

Lo ideal es un entrenamiento de 4 a 5 días en la semana en la que se trabajen dos músculos diarios, cada grupo una o dos veces por semana. No obstante, los abdominales deberían estar incluidos un día sí y uno no en tu rutina semanal, sea cual sea el grupo muscular que toque ese día.

Si entrenas adecuadamente (y sigues tu plan de alimentación sin trampas) tener un cuerpo saludable es solo cosa de tiempo, pero sin exigirse en exceso. Hacer pesas todos los días no le hace bien a tu cuerpo.

¡Hay que darle tiempo al tiempo!