No hay mejor regalo para tus niños que enseñarles a disfrutar de un estilo de vida que les aporte salud, energía, seguridad, fuerza, autoestima y una relación sana con su cuerpo. Como fitness coach y como mamá, siento la necesidad y la responsabilidad de darte información para que tú puedas crear un mejor estilo de vida para ti y para tus hijos, porque como siempre digo, la información es poder.

Cuando se trata de brindarles la mejor alimentación a tus hijos, lo ideal es evitar alimentos que sean altos en azúcar, harinas refinadas, sal, grasas saturadas y grasas trans. En este renglón caen por el bajante chucherías, tortas, helados, leche achocolatada, refrescos, azúcar de mesa, comida chatarra como papas fritas, etc. Estas no son comidas divertidas, como piensan algunos. Son niños y tenemos que ser cuidadosos en extremo pues están en plena etapa de crecimiento. Esto no quiere decir que nunca van a poder comerse uno que otro dulcito, existen algunas excepciones, por ejemplo cuando van a una fiesta o alguna salida en familia.

Intenta dejar la comodidad a un lado, no incluyas chucherías en la lonchera de tus hijos, pues no es una opción saludable para tus pequeñitos; y respecto a los sitios de comida rápida, estos no son una parada obligatoria durante la semana, así que trata de evitarlos.

Es importante que entiendas que los alimentos muy procesados, altos en azúcar y harinas refinadas no solo acarrean problemas físicos, sino también de comportamiento. Los niños que consumen mucha azúcar algunas veces son hiperactivos y presentan cambios emocionales bruscos; además, tienen patrones de sueño y de apetito muy irregulares, y se les hace más difícil a largo plazo adoptar un estilo de vida saludable.

¡Escoge siempre lo mejor para tus hijos, ellos se lo merecen!