El picante proveniente de la pimienta roja (o pimienta de cayena, chile o ají en polvo)  además de darle un sabor divino a la comida, si lo usas con moderación puedes sacarle muchísimo provecho, incluso si buscas rebajar, porque:

– Es rica en capsaicina, una sustancia que hace que la temperatura del cuerpo aumente, por lo que se genera un gasto de energía proveniente de la grasa acumulada en el tejido adiposo = quemas calorías.

– Su alto contenido de antioxidantes ayuda a prevenir enfermedades estomacales y respiratorias.

– Aumenta la producción de saliva, por lo que facilita una buena digestión.

– Mejora el metabolismo y regula el apetito.

– Ayuda a controlar los niveles de triglicéridos y colesterol.

– Alivia los dolores estomacales y combate el estreñimiento.

¿Cómo comerlo?

Este picante puedes usarlo como condimento en todas tus comidas, a mí por ejemplo me encanta agregarle chile en polvo a las batatas horneadas tipo “fritas” o a las cotufas, pero como les dije con moderación ya que si te excedes puede causarte irritación, si sufres de gastritis, evítalo.

 

 

 

*Imagen destacada cortesía de: pixabay.com