Sabemos que una vida saludable tiene mucho que ver con la alimentación y tener una rutina de entrenamiento constante y adecuada. Pero no podemos ignorar los problemas que trae a la salud el dormir mal, ya que esto no solo afecta tu metabolismo ayudándote a engordar, sino que también afecta el funcionamiento general de tu cuerpo.

Sin embargo, es algo a lo que muchos no le prestan la debida atención. De hecho, hay estudios que confirman que los problemas de sueño se han vuelto una epidemia global que atenta contra la calidad de vida y la salud de al menos 45% de la población mundial.

Entre las cosas que afecta el no dormir está la alteración de hormonas, sobre todo la ghrelina y leptina que son las hormonas encargadas del proceso metabólico y los depósitos grasos del organismo.

La ghrelina, además de encargarse de controlar la sensación de hambre, influye en el proceso de homeostasis de la presión arterial y la memoria, evita la apoptosis de los cardiomiocitos, estimula la secreción de insulina, entre muchos otros procesos biológicos. Mientras, la leptina se encarga de avisar que el cuerpo está lleno, así como también de avisar sobre el tamaño del tejido adiposo.

Cuando no duermes lo suficiente la ghrelina sube y aumentan las ganas de comer (sobre todo alimentos grasos y altos en azúcar), y la leptina baja, lo cual afecta los procesos de saciedad estomacal.

Sumemos a esto que el metabolismo sufre tornándose más lento y que la falta de sueño representa estrés para el cuerpo (haciendo que segregues cortisol, que te hace acumular grasa abdominal y desgastar músculo), queda evidenciado que la falta de sueño afecta la salud general de tu cuerpo. Todo esto solo mencionando dos hormonas que se ven afectadas por dormir mal. Imagínate si mencionáramos todos los demás efectos que tiene.

Para mantener tu vida saludable siempre es bueno informarse mucho y bien. Por eso, no dudes en adquirir ya tu libro “Los secretos de @SaschaFitness” para que empieces con el pie derecho.