¿Tienes hambre? Es normal tener hambre cuando has pasado tiempo sin comer y estás haciendo mucho ejercicio, o cuando llevas una dieta de pérdida de grasa, debido a que consumes menos calorías. Es una sensación molesta, porque cuando tienes hambre no puedes trabajar bien ni concentrarte, solo piensas en que quieres comer algo.

A veces tenemos hambre incluso cuando ya hemos comido, y otras veces confundimos el hambre, que es un asunto fisiológico y estomacal, con apetito, que es el deseo de comer, un proceso más bien mental. ¿No te ha pasado que a pesar de haber comido tienes la necesidad de seguir ingiriendo alimentos incluso pasando toda una tarde en eso? Aunque esto último quizás sea producto del estrés o de ansiedad, es algo muy común por lo que todos hemos pasado.

Una técnica para identificar la diferencia es que cuando tienes hambre cualquier cosa te provoca. Te imaginas un pollo a la plancha con ensalada y quieres comértelo. Cuando se trata de apetito te provocan cosas específicas, generalmente carbohidratos, dulces o grasa.

El hambre generalmente aparece cuando no comes suficiente, mientras que el apetito aparece cuando no comes lo que debes y tus hábitos no son los adecuados. Aprende a diferenciar y dale a tu organismo lo que necesita.