Siempre me acuesto pensando en el desayuno, recuerda que es la comida más importante del día y es un pecado saltártela. A veces lo más básico es lo mejor, no siempre uno tiene tiempo de hacer una receta, les confieso que el 80% de las veces yo escojo lo más simple y básico, pero efectivo.

Como carbohidrato básico elijo la avena. En un envase de vidrio coloco 1/2 taza en hojuelas y aproximadamente una taza de agua, esta vez no le eché leche de almendras, pero ustedes pueden. La cantidad de agua depende de cómo te guste la avena, si te gusta más espesa o más aguada. Le agregué media cucharadita de canela y un poquito de vainilla, la endulcé con stevia. Además le eché dos fresas picadas.

La tortilla la hice supersencilla, agrego en una sartén con spray antiadherente, cinco claras de huevo con un poquito de sal rosada y pimienta. Si no tienes aguacate, agrega una o dos de las yemas; si decides agregarle dos, solo echa cuatro claras.
Por encima de la tortilla agregué 70 g de aguacate, lo rojo que ven es un poquito de salsa picante.
Esta combinación es perfecta: carbohidrato natural, complejo alto en fibra, la avena es fantástica para mejorar la composición corporal porque no dispara de manera brusca los niveles de insulina y te ayuda a mantenerte saludable con el colesterol bajo. Una buena dosis de proteína limpia y magra que te ayudará a sentirte más satisfecho y, por supuesto, la grasa buena fundamental para la salud hormonal y buen estado de ánimo.

Macros y Calorías de este plato
Calorías: 407 Cal.
Proteína: 27 g.
Carbohidrato: 38 g.
Fibra: 11 g.
Carbohidrato neto: 27 g.
Grasa: 19 g.