Los vegetales son considerados carbohidratos fibrosos, sí, porque la fibra es un tipo de carbohidrato complejo que tu cuerpo no asimila y que no eleva insulina, por esta razón puedes comer vegetales a cualquier hora sin medir mucho su cantidad, y son el “carbohidrato” que más debe abundar en tu dieta, idealmente en la mayoría de tus comidas, así que dale paso a los vegetales poco a poco.

Los vegetales son bajos en calorías, bajos en carbohidratos netos, altos en fibra, agua y en nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de tu metabolismo. Una dieta baja en vegetales trae consecuencias negativas e incrementa el estrés oxidativo. Tu salud a nivel celular se puede ver afectada, y también puedes presentar una deficiencia de fibra.

Dale paso a los vegetales poco a poco, pues están cargados de minerales importantísimos, como el magnesio, el calcio, y las vitaminas antioxidantes como la C, A y E. Además, hay vegetales que son considerados superalimentos, como es el caso del brócoli que ayuda a prevenir el cáncer; el kale o la col rizada que es alta en calcio, vitamina K, C y proteína; el pimentón rojo, que tiene el 300% de la dosis recomendada diaria de vitamina C (es decir 3 veces la dosis); los espárragos, que contienen asparraguina, que es un diurético natural y ayuda a combatir la presión arterial alta y la celulitis; la espinaca, que aporta hierro y mucho magnesio: este mineral es importantísimo para mejorar tus niveles de insulina en el cuerpo, incrementar tu sensibilidad a ella y para el buen funcionamiento muscular.

Si no te gustan, dale paso a los vegetales poco a poco.