Algunas personas que comienzan a llevar un estilo de vida saludable tienden a excederse sobre todo con el ejercicio, se vuelven demasiado rígidos y estrictos y lo llevan todo al extremo. Son el tipo de personas que si no hacen ejercicio al menos 2 horas todos los días, les da una crisis y creen que van a perder todo lo que han logrado, que los músculos se les van a desinflar y que la grasa se les va a desbordar, ¡pero eso NO es así!, de hecho, es muy necesario que le den a su cuerpo un descanso de vez en cuando para evitar caer en el sobreentrenamiento, el cual es el resultado de una rutina de entrenamiento muy intensa y un tiempo de recuperación mínimo o casi nulo.

Luego de 6 semanas de un entrenamiento intenso, es importante que te tomes unos días o hasta una semana para recuperarte, porque tu cuerpo lo necesita, de lo contrario te puede pasar factura. No te preocupes porque todo lo que has logrado no se va a ir por la borda solo porque pases unos cuantos días lejos del gimnasio, solo no pierdas de vista cuidar tu alimentación.

Escuchar a tu cuerpo y darle el descanso que necesita es fundamental, porque cuando caes en el sobreentrenamiento pierdes energía, tu rendimiento se ve comprometido, ya no tienes las mismas ganas de entrenar que tenías hace un tiempo atrás, y hasta te para los pelos la idea de entrar por la puerta del gimnasio directo a hacer sentadillas, peso muerto o bíceps.

Así que no te excedas, no te obsesiones, mira que mucho de algo bueno puede llegar a ser malo. Si no escuchas a tu cuerpo y le das lo que te pide, en lugar de ir hacia adelante, vas a ir hacia atrás. Recuerda que llevar todo a su límite puede ser contraproducente.

 

Imagen vía grupoartefisico