Los números son relativos en cuanto al cálculo exacto de porciones de alimentos, pero esta vez quiero hablarles sobre ¿cuánta proteína debo comer?

El número que les va a dar en una cuenta que se obtiene multiplicando tu peso en kilogramos por 0.8 si eres una persona sedentaria o que de vez en cuando sale a caminar, y por 2 si eres lo suficientemente activo, el dígito será considerado como el total de proteína a consumir, no el alimento pesado.

Por ejemplo, cuatro claras de huevo aportan 15 g de proteína, media pechuga de pollo (100-120 g de pechuga) los cuales aportan aproximadamente 30 g de proteína, son esos gramos de proteína los que se cuentan. Hay páginas como calorieking que te ayudan, pero lo mejor si estás comenzando a cambiar tus estilos de comida y porciones es que te asesores con un nutricionista que te pueda elaborar un plan personalizado.

El mismo médico te va a ir indicando, según sea tu caso, si necesitas incluir proteína en cada comida. Eso dependerá de cuántas comidas hagas, si eres de los que hace tres comidas como mínimo es recomendable que sí incluyas, pero si haces 5 o más quizá no es necesario que la agregues en todas, porque una comida puede ayudar a balancear otra y así sucesivamente.

Uno de los estudios que más me gustan de este tema es uno que dice que, para que sea mucho más eficiente la utilización de proteína en el cuerpo, cuando tienes una meta como el aumento de masa muscular lo ideal es que multipliques tu peso en kilos por 0.4 y te dará la cantidad de proteína en gramos que debes consumir en cada comida.

¿Por qué es importante consumirla? Porque es estructural, tu cuerpo la necesita para formar encimas, hormonas, es metabólicamente más activa, te ayuda a tener una mejor tolerancia con los carbohidratos porque incrementa sensibilidad a la insulina, quemas grasas con mayor eficiencia. En fin, la proteína tiene una serie de beneficios, ¿cuánta proteína debo comer? Si es el macro que tiene efecto saciante más grande, el que quema más cuando se digiere, siempre es importante incluir suficiente en el día.