Hay fuentes vegetales de proteína, pero la mayoría no contiene todos los aminoácidos esenciales y es por eso que debes tener en cuenta algunas consideraciones en tu dieta vegetariana.

Lo ideal es hacer combinaciones y consumir cereales (avena, arroz integral), legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles) y semillas (como ajonjolí y girasol).

También existen algunas fuentes vegetales con todos los aminoácidos como la spirulina, la hamp y la quinoa. Los vegetarianos deben tener mucho cuidado de no convertirse en <carbotarianos>, es decir consumir demasiados carbohidratos en la dieta. Por eso es inteligente buscar la ayuda de un nutricionista, pues la alimentación tiene que ser mucho más monitoreada.

Si no hay vuelta atrás en tu decisión de consumo estricto de estos alimentos, te recomendaré también algunas semillas que son fuente de proteína y ayudarán con tu propósito sin caer en extremos.

Por ejemplo 30 g de maní aportan 7 g de proteína, la misma cantidad de calabaza deja 9 g en tu organismo, por otra parte, los frijoles cocidos son una poderosísima opción, una taza te dará no menos de entre 12 y 15 g de proteína, mientras que una porción igual de quinoa aporta 8 g.

Pero como bien dicen, en la variedad está el gusto, y dentro de las consideraciones en tu diete vegetariana varía las legumbres de tu dieta, suplementa, consume cereales, y nueces.