No hay nada que sabotee más tu condición física que el exceso de alcohol, pero ahora hay formas de reducir los efectos metabólicos negativos que produce.

Primero, hay jerarquía en cuanto a las bebidas alcohólicas, opta por champaña, vodka con soda y limón, vino tinto –que además aporta algo de antioxidantes–, whisky con agua, nada de cócteles, bebidas frozen o con jugo/refresco.

Evita el exceso de grasa saturada y comidas altas en carbohidratos almidonados cuando vayas a tomar bebidas alcohólicas; los carbohidratos van a generar un pico de insulina muy elevado que será totalmente contraproducente. Las proteínas y vegetales son tus aliados porque hacen que el alcohol llegue a la sangre más lento; le das más tiempo al hígado para metabolizarlo. Las proteínas también estimulan la producción de enzimas y el flujo sanguíneo hacia el hígado para un mejor metabolismo. Los vegetales aportan agua y fibra, antioxidantes, que ayudan a combatir el estrés oxidativo causado por el alcohol.

Toma té verde el día que sabes que vas a tomar y al día siguiente, es altísimo en antioxidantes y te ayudará a proteger el hígado, al mismo tiempo acelerará tu metabolismo, y te ayudará a que deseches más rápido el alcohol de tu sistema y a minimizar la resaca.

Toma agua con limón. La resaca y el malestar por el alcohol son en gran parte causados por la deshidratación: el proceso de metabolización del alcohol resulta en la pérdida de agua a nivel celular y sanguíneo. Toma suficiente agua, un vaso por trago, y adiciona, si puedes, limón al agua, ya que ayudará aún más al hígado a minimizar la cantidad de toxinas. Además el limón hará que el agua sea más alcalina, lo que ayudará a mejorar los procesos metabólicos.

Come muchos vegetales verdes como brócoli y espárragos porque ayudan a proteger el hígado.

¡Haz ejercicio!, sudar es una de las maneras en las que el cuerpo elimina el alcohol, las otras son través de la respiración y cuando orinas. A su vez el ejercicio eleva el nivel de respiración e incrementa el oxígeno en la sangre, esto acelera el metabolismo y ayuda a retirar de manera más rápida los residuos resultantes de metabolizar el alcohol.