Perder peso en estos días es una tarea que puede ser hasta fácil. Tienes todas las herramientas de tu lado pero lo que no tenemos es un suplemento que es esencial para empezar cualquier rutina de ejercicios y plan de alimentación: fuerza de voluntad.

Lamentablemente, no es que esté agotado en las farmacias. Es que no se compra y parte de nosotras. Y si la vendieran en pastillas, quizás buscáramos otra excusa para no estar en forma. Seguro. Porque en el fondo, si no quieres estar en forma, es porque no te has decidido. Pero de que se puede, se puede.

Si eres de esos que tienes en tu mente siempre un NO antes de pensar en una solución para iniciarte en la vida sana, te doy unas soluciones finísimas que no tienen pérdida y que de verdad, son súper aplicables para que cambies de una vez tu estilo de vida:

-Yo no tengo plata para ir a un gimnasio: Haz ejercicio en tu casa, por supuesto. Videos hay como 10.900 y de todos los tipos: Para hacer pesas, taewo, Zumba, Patada Voladora con vuelta canela…. De verdad que la variedad es grande y sólo necesitas probar. En Internet puedes encontrar varias opciones y gratis. Desde Youtube hasta Exercise.com tienen alternativas para ti.

-Es que comer sano es comlicadísimo y aburrido: esta excusa la escucho mucho pero es que nos enrrollamos mentalmente, y mal. Cambiar arroz y pan blanco por integral, hacer pechuga de pollo en vez de pollo frito y llenar tu plato de vegetales no necesita que te quemes mucho el cerebro. Y pensar que es “aburrido” comer igual todos los días, es porque no quieres darte un paseo por el pasillo de los vegetales. Abundan clases y colores. Y no sé, pero yo por lo menos no comía un plato gourmet de inspiración todos los días cuando era chica y vivía con mis padres. Así que comer vegetales, arroz y pollo  por ejemplo no me parece ni malo ni aburrido. Pero si eres de los que sientes que necesitas esa “inspiración” y darle a tu paladar un montón de sabores distintos todos-los-días pues busca recetas que Internet hay mil (o cómprate el libro de SaschaFitness, ¿no?)

-Tengo un horario de locos y no tengo tiempo: lo he dicho antes y este es el talón de Aquiles de todo el mundo. ¡Tiempo no tiene nadie baby! Pero la verdad es que mientras tú dices eso, una persona que está tan ocupada como tú decidió hacer ejercicio. Quizás no vio TV, se paró media hora más temprano o no se quedó horas pegado a las redes sociales. Algo hizo y se movió. Y nadie puede hacer el tiempo por ti, es tu decisión organizarte -y bueno, sacrificar alguito-.

De verdad que si se puede. Claro, lo único que necesitas es esa píldora mágica que te quita el No de la cabeza y te da las ganas de hacerlo. Y sólo está en ti.