Si quieres comenzar el día con bastante energía y quemando grasa desde el momento en que bajas tus piecitos de la cama, estas son 3 cosas que puedes hacer:

1. Toma un vaso de agua: El agua ayuda muchísimo a desintoxicar el cuerpo, a hidratarlo y a acelerar el metabolismo

2. Haz cardiovascular en ayuno durante 45 minutos y a 65% de tu capacidad: Si haces el cardiovascular en ayuno, debes hacerlo justo al despertar y no pasar de 60 o 65% de tu capacidad. Es importante que este ejercicio lo hagas a una intensidad moderada-baja porque tus niveles de azúcar en sangre/glucemia/ e insulina están bajitos y no has comido nada, el cuerpo no tiene gasolina, por así decirlo, la fuente de energía que tiene más disponible es la grasa. Procura no superar los 45 minutos para evitar gastar proteína, puedes suplementar con 5g de BCAA y/o 3-5g de glutamina si temes desgastar masa muscular.

Ahora,  si estás 100% saludable no hay problema en hacer cardiovascular en ayuno, es un tema algo controversial y lo he explicado varias veces, si sientes que no es lo tuyo, hazlo después de entrenar. En mi caso, yo tengo mucho tiempo practicándolo y me funciona muy bien, hay muchos estudios que lo apoyan .

3. ¡Desayuna!: Es muy importante que desayunes inmediatamente después de culminar esos 45 minutos de cardiovascular, pero no es que vas a desayunar cualquier cosa, debes consumir alguna fuente de carbohidrato complejo natural (avena, quínoa, batata, galletas de arroz integral inflado etc.), combinado con una fuente de proteína (claras de huevo o un huevo completo con claras, pollo, Whey Protein, etc.).

Si haces estas 3 cosas, te garantizo que estarás arrancando el día con buen pie, activarás la oxidación de grasa y tendrás más energía para continuar con el resto de tu rutina diaria.