Es normal que muchos de nosotros lleguemos a esta etapa final del año con más ansiedad de lo normal y en este 2020 más rápido, por fortuna tenemos cosas que hacer para contrarrestar estos efectos: con proteína, el macronutriente constructor que tu cuerpo necesita. Así que ¿ansiedad por el final del 2020? Una de las maneras más fáciles de calmar tu ansiedad en diciembre es: ingiriendo proteína.

La proteína le da un parado a nuestro “sistema de recompensa”, es decir, un parado a los neurotransmisores que nos hacen sentir bien y nos motivan a buscar MÁS COMIDA, hasta cuando ni siquiera tenemos hambre. Cuando estamos bajos de proteína, la ansiedad aparece y quiere que busquemos azúcar EN DONDE SEA. La proteína está hecha por aminoácidos, los “ladrillos” que tu cuerpo necesita para hacer músculo, hormonas y neurotransmisores, además de ayudarte a tener un buen cabello, piel, uñas y huesos sanos.

Muchas veces, cuando repentinamente nos ataca la ansiedad, el cuerpo DE VERDAD está pidiendo: proteína. El cuerpo sabe que necesita energía y por eso tiende a buscar la “gasolina fácil y rápida”: azúcar. ¿En diciembre? más rápido, torta, dulces, “bebidas que nos llenen”, calma.

Un dulce o una Galletas lo que va a hacer es empeorar todo, va a elevar azúcar en sangre y hacer que la insulina empiece a actuar, lo que desactiva el proceso de quemar grasa. Si en cambio comes proteína, esto te ayudará a controlar esta ansiedad ya que esta gasolina sostenible en el tiempo, es la que de verdad necesita.

Conclusión: tienes, mmmm… ¿Ansiedad por el final del 2020? comiendo proteína, ¡puedes vencer la batalla! ¡Sí se puede!