La avena es uno de esos alimentos que no pueden faltar en mi despensa, porque es una de las mejores fuentes de carbohidratos que hay, es baja en grasas, alta en proteínas, aporta fibra que ayuda a mejorar el proceso digestivo y a controlar el apetito y es de carga glucémica baja, por lo que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre. Lo mejor de todo es que sirve para preparar muchas recetas saludables así que puedes comerla de diferentes maneras, ¡es lo máximo!

Aquí te enseño algunas de las formas en las que puedes preparar tu avena para disfrutar de todo su sabor y sus beneficios, sin caer en la rutina:

  1. Cocida

Esta es la forma más común de comer la avena, puedes comerla mezclada con semillas de chía, con quínoa o con canela, hay muchas opciones. A mí me gusta la avena cocida con quínoa, es rica y fácil de preparar: en una olla, mezcla 1/3 de taza de avena en hojuelas con 1 cda. de quínoa, 1 taza de leche de almendras, vainilla, un toque de canela y stevia, cocina a fuego medio-alto, deja que espese bien y que la quínoa se ponga tierna, ¡y listo!

  1. En panquecas:

Las panquecas de avena son deliciosas y muy nutritivas, me gustan porque combinan carbohidratos y proteínas de calidad que brindan energía sostenida. Para prepararlas, licúa 5 claras de huevo, 1/4 de taza de avena en hojuelas o harina de avena, 1cda. de linaza molida, 1/3 tercio de taza de leche de almendras o 1/4 de taza de agua, canela, vainilla y stevia. Rocía un poquito de spray antiadherente en una sartén o un poquito de aceite de coco y haz las panquecas. A mí me gustan bien finitas, estilo crepes, pero puedes hacerlas a tu gusto.

  1. En barritas:

Unas barritas de avena pueden ser el snack perfecto para la mañana o para la tarde, solo necesitas: 1 taza de mantequilla de almendras, 1/2 taza de leche de almendras, 1/2 taza de Whey Protein sabor a vainilla, 1 sobre de edulcorante cero calorías, 2 y ½ tazas de avena.

Une en una olla la mantequilla de almendras, la leche y el edulcorante, y cocina a fuego medio, revolviendo constantemente hasta que la leche y la mantequilla se fusionen. Vierte la mezcla en una licuadora y agrega la Whey Protein. Retira de la licuadora y agrega la avena. Vierte la mezcla en un molde refractario cuadrado o rectangular, y congela durante 30 minutos. Pica las barritas y consérvalas en el refrigerador.

  1. Horneada:

La avena horneada es una receta muy fácil y muy rica, es casi como una torta así que a los niños les encanta. Para prepararla necesitas: 1 y 1/3 de taza de avena en hojuelas, 1 cdta. de polvo para hornear, 1 cdta. de canela, 3-4 sobres de stevia, 1 taza de leche de almendras o avellanas, 1 cda. de mantequilla de maní natural, 1/3 de taza de compota de manzana natural sin azúcar (para hacerla, ralla la manzana, colócala en un plato de vidrio y lleva al microondas por 2 minutos), 2 cdas. de yogur griego, 1 clara de huevo, 1 cambur/banana y 1/3 de taza de nueces picadas.

Mezcla los ingredientes secos y los húmedos por separado, luego une ambas mezclas, agrega 1 cambur/banana machado y 1/3 de taza de nueces picadas, revuelve bien y lleva al horno precalentado a 375°F durante 25-30 minutos.

De cualquier manera, la avena no solo es deliciosa sino que además es muy nutritiva y puede ayudarte en tu meta de estar saludable y en forma.